sábado, 28 de noviembre de 2015

La vida ante sí - La vie devant soi

Título Original: La vie devant soi
Autor: Romain Gary (Émile Ajar)
Género: Novela
Temática: Ficción contemporánea
Idioma Original: Francés
Año Publicación: 1975

ARGUMENTO:

Mohamed, Momo, vive bajo el techo de Madame Rosa una mujer mayor, ex prostituta y judía que cuida de los hijos de las prostitutas del barrio a cambio de una pensión. En casa de Madame Rosa han vivido muchos niños de diferentes culturas y religiones. La mayoría son recogidos por sus madres cuando alcanzan cierta edad y otros son adoptados por familias.

Momo es el niño que más tiempo ha estado bajo la protección de Madame Rosa y ahora a sus 10 años o más, deberá ser él quién la cuide, pues la mujer está gravemente enferma.

MI LECTURA:

La vie devant soi (La vida ante sí) es una novela llena de personajes interesantes y muy bien construidos. Momo será nuestro narrador y personaje principal. A sus 10 años o más, pues él no sabe a ciencia cierta cuantos años tiene en realidad, nos contará la historia de su infancia junto a Madame Rosa y otros amigos. 

La historia está narrada desde la inocencia, pero con una conciencia de la realidad que desvela una inteligencia impropia de un niño de 10 años. Momo se enfrenta al mundo tal como es, aunque no acabe de entenderlo del todo.

A través de él conoceremos como es la vida en un barrio marginal de las afueras de París.Y he aquí la fuerza de la novela, pues a parte de sus personajes, su otro punto fuerte es la narración, la manera en la que se expresa Momo. 

El día a día es complicado y afloran los problemas económicos y sociales. Pero la novela nos muestra que a pesar de las carencias, existe una humanidad y una fraternidad que sobrepasa las diferencias culturales y religiosas. Todos los vecinos del edificio donde viven Momo y Madame Rosa y algunas personas del barrio, se movilizan para ayudar a la enferma cuidadora. Es entonces cuando conoceremos a Madame Lola, un senegalés travesti y ex boxeador que ayudará a Madame Rosa y a Momo aportando algo de dinero de su trabajo como prostituta. Y a los hermanos Zaoum cuatro hombres fuertes que bajarán y subirán en brazos a la obesa Madame Rosa para darle un paseo en coche y que le dé el aire. Y también, a Monsieur Waloumba un camerunés que llevará la magia de África a la casa de Madame Rosa para asustar a la muerte y curarla. Y así unos cuantos personajes más.

Pero no quiero acabar esta entrada sin centrarme unas líneas en Madame Rosa. Una mujer marcada por el nazismo que llegó a Francia siendo niña y  huyendo de la ocupación de Polonia, para posteriormente vivir en la Francia ocupada y ser detenida y deportada junto a su familia por la policía francesa. El pasado de Madame Rosa la ha marcado de por vida, el miedo constante a ser detenida con cualquier excusa, la empuja a crear documentación falsa de ella y de sus niños acogidos. Y cuando la demencia senil la atrapa, la conduce a ese callejón doloroso del nazismo. Es un personaje muy especial como muchos de la novela que vale la pena conocer. Hay muchos otros detalles sobre el pasado de Madame Rosa que no voy a descubrir porque Momo los va destapando a medida que narra la historia y esta es parte de la magia del libro.

El otro personaje que me ha cautivado es Monsieur Hamil un musulmán erudito que enseña a Momo los valores del Islam y de la vida. Tiene unas reflexiones muy particulares que serán pequeñas lecciones para Momo. Y siempre va acompañado de un libro que no deja ni a sol ni a sombra, Los miserables de Victor Hugo. Ya en la vejez, a veces confunde a Momo y lo llama Victor. Momo en una ocasión le promete que un día escribirá un libro que hable sobre ellos y que se titulará Los miserables. Esto redondea la historia y refleja la intencionalidad del autor, mostrar las dificultades en las que viven muchas personas de barrios marginales, sobre todo los niños y los ancianos.

La vida devant soi muestra el desamparo en el que se encuentran los niños y los ancianos en los barrios más pobres de las grandes ciudades desde una perspectiva de fina ironía. La novela está llena de emociones que traspasan las páginas y alcanzan al lector. Los problemas que nos desvela no son sólo de índole económica, sino también de índole moral. La pérdida del valor de la ancianidad, por ejemplo. Occidente ha dejado de tener en cuenta a las personas mayores, ya no son fuentes de experiencia, sino un estorbo. Otro valor que reclama el autor es la humanidad, el respeto y el valor a aquellas culturas y religiones diferentes, porque lo importante ante todo es lo que nos une y eso es la condición humana. Todos vivimos bajo la misma ley de la naturaleza nacemos y envejecemos.

Romain Gary es el seudónimo del escritor franco-lituano Roman Kacew, pero no es el único que tiene. También ha escrito bajo el nombre de Émile Ajar, Fosco Sinibaldi y Shatan Bogat.

Es el único escritor que ha recibido dos veces el Premio Goncourt un galardón francés que sólo se puede recibir una vez en la vida, y Romain Gary lo obtuvo dos veces, uno con éste nombre y su novela Las raíces del cielo (1956) y otro con el seudónimo de Émile Ajar, y con esta novela, La vie devant soi (1975).

Sobre su niñez no se conoce mucho, pues a los medios de comunicación el escritor ha contado diferentes versiones sobre sus orígenes. Luchó en la Segunda Guerra Mundial como piloto en las Fuerzas Armadas Francesas y fue condecorado por su valor. Entre sus amistades más cercanas encontramos al escritor Albert Camus.

Os dejo un fragmento de la novela:

"Je suis resté un bon moment avec lui en laissant passer le temps, celui qui va lentement et qui n'est pas français. Monsieur Hamil m'avait souvent dit que le temps vient lentement du désert avec ses caravanes de chameaux et qu'il n'était pas pressé car il transportait l'éterbité. Mais c'est toujours plus joli quand on le raconte que lorsqu'on le regarde sur le visage d'une vieille personne qui se fait voler chaque jour un peu plus et si vous voulez mon avis, le temps, c'est du côté des voleurs qu'il faut le chercher." (1)

Creo que de lo que llevamos de 2015 puedo decir que mis mejores lecturas de este año, sin duda y hasta el momento, han sido La vie devant soi de Romain Gary y  Las damas del fin del mundo de Ángeles de Irisarri. Ambas escritas con una gran prosa y con unos personajes geniales. Y ambas muy diferentes entre sí.

En resumen, ¿POR QUÉ DESPERTAR ESTE LIBRO?

La vida ante sí es una historia agridulce contada por un niño muy especial. Su narración nos expresa mucho más que un hilo argumental; una reivindicación a la vejez y una crítica a la pérdida de valores occidentales, entre otras cosas. Unos personajes geniales y una prosa donde la mezcla de inocencia y consciencia de la realidad nos dejan al descubierto las miserias de los ancianos y de los niños de un barrio marginal.

(1) Traducción Amateur: "Estuve un buen rato con él dejando pasar el tiempo, aquel que transcurre lentamente y no es francés. El señor Hamil me había dicho a menudo que el tiempo viene del desierto lentamente con sus caravanas de camellos y que no tiene ninguna prisa porque transporta la eternidad. Pero es siempre más bonito cuando se dice que uno lo ve en la cara de un anciano que se dejó engañar cada día un poco más y si usted quiere mi punto de vista, el tiempo, está del lado de los ladrones que lo fueron a buscar".

Más sobre el autor:

Fuente de la imagen y de la lectura:
Gary, Romain (2008). La vie devant soi. Collection Folio. Paris: Groupe Gallimard.

Edición en castellano:
Gary, Romain (2014). La vida ante sí. Barcelona: Editorial Debolsillo, Grupo Penguin Random House.

Edición en catalán:
Gary, Romain (2008). La vida al davant. Bracelona: Angle Editorial.

Retos en los que incluyo esta lectura:







10 comentarios:

  1. No tengo ni la más remota idea de francés jajajaj. Iré a por la versión española. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No conocía este libro. Y me ha gustado mucho lo que cuentas. No me importaría leerlo... en español, eso sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Me parece una gran recomendación. Me la llevo apuntadísima. Muchas gracias! Besos

    ResponderEliminar
  4. Ya lo habia oido.Tengo ganas de hacerme con el.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Este tipo de historias me encantan. Será este Momo el mismo niño de Momo y Marie? La historia es similar.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Tiene que ser una gran historia, dulce y muy dura a la vez. Espero que caiga pronto por mis manos. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta lo que cuentas y mira, igual hasta podría animarme a intentarlo en francés, que lo tengo un poco oxidado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    No lo conocía de nada. Ni el autor ni el libro. Pero tal y como lo pones es difícil ignorarlo. No sé cuando lo leeré, porque ahora mismo tengo muchas cosas que tienen prioridad, pero queda apuntado, eso sí.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  9. Yo en Francés no q soy de Ingles ( y poco) pero en español no me importaría leerlo.Besinos.

    ResponderEliminar
  10. El libro me suena ¿es posible que lo haya visto hace poco no sé dónde...? Me gustan los personajes bien construídos, y me gusta esa mirada de niño, no siempre es fácil narrar desde la perspectiva de un niño. Voy a indagar, seguramente lo despierte también :) (y que me emocione)

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...